3 razones para comenzar a ver The Get Down

La nueva serie de Netflix tiene mucho que ofrecer

0

“Esto no es Disneyland, esto es el Bronx. O eres fuerte o estas fuera” – Shaolin Fantastic

Últimamente, hablar de series es hablar de Netflix. ¿Cómo no hacerlo? – Si bien no termina de pasar el momentum, el hype originado por la mirada nostálgica de Stranger Things¸ estrenan una nueva producción audiovisual de corte musical como The Get Down.

The Get Down es la nueva aventura musical de Netflix, pero sobre todo su producción más costosa hasta la fecha, teniendo un costo global de 120 millones. Baz Luhrmann encontró en la casa de contenido via streaming el sitio ideal para desarrollar su extravagancia audiovisual que retrata la época de los 70s, una Nueva York maravillada por el surgimiento del Hip Hop y la explosión de la música Disco.

A diferencia de otras series originales, Netflix decidió dividir esta producción en 2 partes, estrenando la primera mitad de episodios este año (6 en total) y en el 2017 el resto. Son 12 episodios en total.

Luego de disfrutado los primeros 6 episodios, discrimine 3 razones para recomendarles esta maravillosa serie. Si ya la viste, te invitamos  a dejar tus impresiones allá abajo en la sección de comentarios. Si no, atento a los siguientes párrafos. Comencemos:

Sus geniales personajes

En toda producción audiovisual, uno de los factores determinantes del éxito o fracaso son los actores. Contar con un grupo de talentos que puedan darle vida de manera natural y correcta a un guión trabajado para ellos, es el objetivo de todo equipo de producción.

The Get Down cuenta con un elenco de talentos consolidados y figuras emergentes juveniles de grandiosa calidad. En este sentido, resalto a los siguientes personajes, a aquellos que destacaron en pantalla. Iniciemos con:

Ezekiel: Interpretado por Justice Smith, es el personaje principal de esta movida y energizante producción. Es un joven soñador del Bronx con un talento descomunal al rapear. Además, es conocido como el “Poeta” por su particular forma de hablar, al expresarse en forma de prosa delante de las chicas, en especial con Mylene Cruz, su mayor interese amoroso.

Sin embargo, El talento de “Zeke”, como también es conocido, no pasa desapercibido por una profesora que buscará sacar el máximo provecho de sus capacidades como escritor, con el objetivo de lograr su ingreso en la universidad y alejarlo del destino fatal que tiene el barrio para los jóvenes.

La disputa entre lo correcto (carrera universitaria) y lo deseado (convertirse en rapero) será uno de los mayores problemas de Zeke, quien buscará alcanzar el balance y complacer a todos.

Shaolin Fantastic: Interpretado por Shamelik Moore, para muchos una cara conocida por su interpretación en la joya independiente del 2015, DOPE, para otros, quizás, un total desconocido. Sin embargo, eso no es una limitante para concluir que este joven actor desborda talento.

Shaolin Fantastic o “Shao” en resumidas, es junto a Ezekiel el mejor personaje de la serie, ¿Por qué? Por su carisma y presencia en pantalla, cada aparición en escena resulta eléctrica, su actuación no tiene desperdicio.

Resultado de imagen para shaolin fantastic the get down

Todo gracias a un gran guión y desarrollo de personaje. Su aspiración en ser DJ resulta obsesiva, sin embargo, es lo que caracteriza al personaje y por ello simpatizaras rápido con él

Además, tiene una filosofía de vida muy particular, porque en contraste con Ezekiel tuvo una crianza diferente que lo formó como “hombre” rápidamente. Aun así, comparten los mismos ideales de amistad como la confianza y respeto. Se complementan el uno al otro.

Ezekiel y Shaolin Fantastic funcionan muy bien por separados, pero cuando se juntan le dan  un plus agregado a la serie porque algo impredecible vendrá a continuación.

Mylene Cruz: Interpretada por la actriz y cantante Herizen F. Guardiola, es el descubrimiento femenino  del 2016 en la TV (junto a Millie Bobby Brown, Stranger Things) y de la mano de Netflix, recibió la mejor vitrina para lograr captar la atención de diferentes directores y productores, gracias a su potencia vocal.

Mylene es una joven ambiciosa, determinada en alcanzar su más grande anhelo, ser una estrella de la música disco. Sin embargo, su mayor obstáculo para lograrlo será su padre, Ramón Cruz (Giancarlo Esposito, Breaking Bad), quien es el pastor de una iglesia del vecindario y evitará a toda costa que su hija interprete la “música del demonio”.

Aun así, Mylene posee una voz formidable y poderosa que se antepone ante los deseos de su padre. Su talento no podrá seguir oculto por mucho tiempo y encontrará en su tío, Francisco ‘Papa Fuerte’ Cruz su más grande aliado para convertirse en la “próxima Donna Summer”.

Francisco ‘Papa Fuerte’ Cruz: Interpretado por Jimmy Smith¸ es uno de los personajes más particulares de la serie. “la voz del pueblo” como se autodenomina, es una referencia política característica de los años 70s. En una Nueva York donde los gangsters, las drogas y los asesinatos eran el atractivo principal de los barrios.

“Papa Fuerte” es el jefe del Centro de Multiservicio Comunitario del sur de Bronx, a pesar de no ser un político definido, no está ajeno a acciones de ese estilo. Domina el arte de las relaciones públicas, beneficiándose de los favores con políticos y  grandes empresarios de Nueva York. Sin embargo, paradójicamente, lo hace con la intención de mejorar la calidad de vida e infraestructura de la comunidad.

Francisco ‘Papa Fuerte’ Cruz¸ no es un representación real de alguna figura historia de la época de los 70s. Sin embargo, como el mismo Baz Luhmmann lo asegura “El personaje definitivamente estuvo basado en las diferentes personas de la época identificadas como Proxenetas de los pobreza del Bronx.”

Su montaje y estilismo

La razón principal que puede aumentar tus ganas de disfrutar de The Get Down o descartarla por completo, es Baz Luhrmann, director de la reconocida y galardonada producción Moulin Rouge. La saturación de colores, un soundtrack muy movido y frenético ritmo narrativo son parte de su sello fílmico.

Es por ello que el mismo CEO de Netflix, Ted Sarandos; declaró que “cuando haces una producción de Baz Luhrmann sabes que no será barata, pero sí que será espectacular”

The Get Down es su mayor bravura audiovisual desde Moulin Rouge, una extravagancia musical. El piloto de la serie posee un ritmo narrativo descomunal que te dejara agotado, pero sin duda maravillado. Un despliegue artístico que desborda estilismo gracias a una escenografía acorde a la época.

El vestuario, los peinados, los bailes, todo cuidado de manera meticulosa, no a niveles de Wes Anderson, pero si de una forma que te trasladará directamente a la decada de los 70’s.

The Get Down es un viaje hacia la génesis del Hip Hop, donde las letras explicitas, esa poesía callejera que expresa la realidad de una comunidad se combinaba con las mezclas de los DJs. desarrollando una mixtura musical que impresionaba con el retumbar de los bajos y la crudeza de las liricas.

Así como, la consolidación de la música disco como movimiento artístico, donde nacieron grandes baladas de la historia musical, que en la actualidad aun son tarareadas e interpretadas.

A diferencia de otros musicales, Baz Luhrmann se reinventa y desarrolla una historia con contenido social e histórico critico. No es el tipo de musical donde cada 5 minutos escucharas a alguien interpretando alguna canción, donde actores mantienen un dialogo con un tono musical, ejemplo Les Miserables. No, los elementos musicales se ejecutan como es debido, con el objetivo de impresionar y realizar un desborde de emociones en tu cuerpo. Porque cuando los 4 Fantásticos + 1 salgan en escena créeme que van a hacer retumbar tu odios.

Su critica social a los 70’s

En The Get Down no todo es bravura musical, estilismo y vestuario de gran colorido. Existe contenido dramático de corte histórico sobre uno de las épocas más oscuras pero sin duda más brillantes en el sur de Bronx de Nueva York.

La distinción entre clases sociales era muy marcada, la pobreza rozaba límites extremos. El vandalismo para los políticos, expresión de arte para los jóvenes era representado en forma de diseños de murales de grafitis con mensajes, frases que proyectaban el clamor social, el grito de los necesitados.

En efecto, así como The Get Down ofrece precisión histórica musical, también lo hace con el momento literalmente más oscuros de la historia de Nueva York, retratando el gran apagón ocurrido en 1977, donde el sur de Bronx se volvió un reflejo de la bajeza humana donde abunda el caos y la anarquía.

En este sentido, con el surgir de la música hip hop, los gangsters tomaban vigencia en paralelo. Se resalta el tráfico de drogas, la venta de la misma en los clubes y fiestas. Sin dejar a un lados los asesinatos por arreglo de cuentas.

En síntesis, The Get Down forma parte de la nueva estrategia de Netflix, ensimismado en explotar el pasado en el 2016. Si Stranger Things es una mirada nostálgica hacia los años 80’s, la bravura musical de  Baz Luhrmann realiza una mirada nostálgica hacia los años 70’s. Un movimiento que destacamos en nuestro articulo “El Cine y la TV: Fabricas de nostalgia.

Netflix demuestra una vez más que con cada producción original que estrena resulta un éxito,  todo gracias a un trabajo minucioso y concienciado de parte de la directiva. Apuestan en grande y reciben enormes recompensas, no solo en lo económico sino en el clamor general de público. Por esta razón, Netflix añade una nueva joya a la corona con The Get Down, por su contendio fresco e innovador.  La extravagancia de Baz Luhrmann no satura ni empalga, al contrario quedas deseando ver mucho más.

COMPARTIR
"Leo y sé cosas" - Vivo mi vida a 60 fps. Seguidor del buen cine y series de TV.