La insólita historia detrás de la producción de la película Gladiador

Un desastre que consiguió el Oscar

0

En ocasiones, los secretos merecen mantenerse en la oscuridad, la revelación puede herir nuestra susceptibilidad. La película Gladiador ocupa un lugar especial en la mayoría de las personas, es considerada por muchos como una de las mejores producciones de la última década y del siglo XXI.

Sin embargo, Russell Crowe durante una entrevista concedida a BBC Radio 1 se tomó la libertad de confirmar los problemas que dominaron las grabaciones y detallar los inconveniente suscitados durante la producción afirmando que básicamente fue “la manera más tonta de hacer una película”.

Al inicio de las grabaciones contábamos con un guión de tan sólo 21 páginas, cuando uno promedio tiene alrededor de 11 – Russel Crowe

El proceso de elaboración de una película se desarrolla de la siguiente manera: Un guionista escribe un guión, la producción lo aprueba (o rechaza), seguidamente se determina el monto de inversión a realizar, luego se contrata al director. Este último selecciona su equipo de trabajo y finalmente se inicia un casting para elegir a los actores a protagonizar el trabajo cinematográfico.

Un proceso minucioso y sin duda complicado, pero que de cumplirse de acuerdo a los paso señalados, el éxito está garantizado. Sin embargo, durante la elaboración de Gladiador todo fue errado desde el inicio.

gladiador-russel

Una serie de eventos desafortunados

“Solo somos Ridley y yo trabajando juntos. Pero también es la forma más tonta posible hacer una película. La forma más tonta posible. De vez en cuando nos reunimos y nos tomamos una copa y nos reímos sobre aquella experiencia. No solo logramos que la película se culminase. Sino que fue la mejor película. Ganó el Oscar a la mejor película – afirmaba el actor entre risas.

Russell Crowe goza de un prestigio y estatus de estrella debido a su talento pero sobre todo por su destacada interpretación como el General Maximus en Gladiador. La veracidad de sus declaraciones adquieren otro nivel de honestidad de acuerdo a su forma de expresarse. Un tono de ironía adorna sus afirmaciones. Es insólito que esta producción consiguiera el Oscar a Mejor Película en el 2001.

El actor confirmó que, durante las grabaciones, las pausas entre escenas eran prolongadas y el director tenía que informar al resto del elenco que se tomaran el “día libre”. Esto debido a que no tenía claro cómo continuar desarrollando las escenas, porque el guión de Gladiador contaba con solo dos actos, cuando lo regular es que tenga tres.

Increíble e inaudito como tras una desorganización de este nivel y una desmedida improvisación, la película Gladiador consiguiese alzar el máximo premio cinematográfico. Una dosis desmedida de suerte que se mantuvo gracias al talento de Ridley Scott y Russell Crowe. Ellos lograron entregar un producto que maravilló a millones, pero que sin duda es el mayor engaño de la ultima década de Hollywood.

En el siguiente vídeo, puedes disfrutar del resto de la entrevista de Russell Crowe para BBC Radio 1: