Las 10 peores películas del 2016

Porque las películas malas también merecen reconocimiento

0
las 10 peores películas del 2016

No podíamos despedir el 2016 sin darle las muestras de genuino afecto que merecen aquellas producciones que tantas miradas de asombro, incredulidad, rabia e impotencia nos generó. Recordarlas enseguida cambiara tu estado de animo.

Pero descuida este es un espacio donde podrás esparcir tu enojo y compartir  tu desagradable experiencia con aquellas películas que te decepcionaron.

El 2016, al igual que el venidero 2017, son años donde el cine de ciencia ficción, superhéroes y seres fantásticos desbordan las salas de cine. Sin embargo, la calidad de las producciones en general es cuestionable. Los efectos especiales son horrendos, mal estilizados, las historias son inverosímiles. Todo una mezcla desordenada y pésima cohesión de ideas, un verdadero enredo que nos hace lamentar el tiempo invertido en ellas.

Colocar en una lista tan solo las 10 peores películas del 2016 fue una verdadera proeza. Al menos ocho quedaron fueran del corte final. Se que la curiosidad te consume y quieres saber cuales son:  London Has Fallen, Alice Through the Looking Glass, Ratchet & Clank, Now You See Me 2, The Boss, Jane got a gun, Mechanic: Resurrection y Triple 9 fueron las que no lograron entrar al top de las peores.

Esta lista contiene producciones innecesarias que ya no despiertan el animo de un publico que ha evolucionado. Secuelas que desarrollan la misma historia vista ya hace 15 y 20 años, obras literarias mal adaptadas, videojuegos que deberían quedarse en la pantalla de PC y jamás llegar a la del cine, superhéroes que no cumplieron expectativas y terminaron siendo un fracaso en taquilla y ridiculizados en la crítica.

Comenzaremos un camino en descenso hasta llegar a la película más decepcionante, el verdadero fracaso del 2016.

10Independence Day: Resurgence

20 años tardaron en regalarnos la secuela del Día de la independencia (1996) y francamente hubiese sido mejor que no desarrollaran nada. Esta producción es la razón por la cual resulta tan difícil en la actualidad conseguir películas de acción genuina y refrescantes que no involucren seres fantásticos, a Liam Neeson o superhéroes.

Dos décadas de avance tecnológico así como cinematográfico y el director, Roland Emmerich, entrega un historia similar a la primera película. No hay elementos artísticos que demuestren una mejora en sus ideas creativas. Fue tomar aquello que funcionó en 1996, editarlo y adaptarlo a la actualidad. Son las mismas escenas de acción, las mismas secuencias dramáticas. El cine evolucionó pero el cineasta se estancó en los 90s.

Ante la ausencia de Will Smith, como uno de los protagonistas de la producción, el largometraje estuvo sentenciado al fracaso. Liam Hemsworth no sabe llevar aún el peso total de una película, a diferencia de su hermano (Chris Hemsowrth). Su carisma en pantalla está ausente, su repertorio de expresiones es limitado y su actuación resulta poco convincente. Un verdadero fiasco tanto nivel artístico como actoral.

9Warcraft

Si una película cuenta con un presupuesto de US$160millones y alcanza cifras de recaudación de US$433 537 548 ¿Se puede considerar como fracaso?. Bajo un mercado cinematográfico globalizado, la respuesta es sí.

Warcraft despertaba una grandiosa expectativa, sobre todo por el éxito alrededor del juego y el talento de Duncan Jones como director. Películas como Moon (2009) y Source Code (2011) son una muestra de la calidad artista del cineasta.

Warcraft es insatisfactoria y aburrida. La mitología, ambientes y personajes del famoso juego están presentes bajo una cinematografía construida utilizando efectos especiales de pésima calidad. Es como si el juego fuese corrido en la PC con la configuración de calidad de vídeo “Baja”.

La historia resulta unidimensional gracias a un guión carente de impacto emocional. Una lástima que el estilo de Duncan Jones y su visión no pudieran salvar este patético festival de efectos especiales. ¡Qué daño le hizo Avatar en el 2009 al cine!

8The 5th Wave

El 2016 se convirtió en el año con la mayor cantidad de libros adaptados en la pantalla grande, un estimado de 15 películas basadas en obras literarias. La mayoría fueron demasiado decepcionantes, entre ellas tenemos a la corona de lo peor del año.

The 5th Wave combina lo peor de películas como: Independence Day (1996), Divergent (2014) y el romance vomitivo de la saga de Twilight (2008). Una desastrosa mezcla que te hace preguntar ¿que clase de amenaza sufrió Chloë Grace Moretz para participar en esta barbaridad?.

El propósito era armar una nueva trilogía que: 1) garantizara una nueva horda de fanáticos y 2) llenase obviamente los bolsillos y ampliara las cuentas de ahorro de los directores de Village Roadshow Pictures, pero utilizaron los peores métodos cinematográficos y narrativos para lograrlo.

The 5th Wave es la razón por la que deberían exigirse cierto nivel de coeficiente intelectual con la finalidad de evitar que algunos directores dirigiesen películas.

7Dirty Grandpa

Robert De Niro está al borde de una crisis, primer aviso. Dirty Grandpa no es cómica, es patética. La comedia de la película es inefectiva e insulsa, a medida que que los “chistes”, comentarios subidos de tono y el sarcasmo se agotan, llegan elementos forzados de comedia física, golpes en los genitales, alguna caída aparatosa que lejos de dar risa resulta ridícula.

Quizás Robert De Niro, en la búsqueda de revitalizar su virilidad, aceptó interpretar a un abuelo pervertido que le permitiese revivir épocas pasadas de su juventud. No obstante, como dicen en mi país “ya está muy viejo para la gracia”. Es junto a Jack Nicholson el mejor actor de su generación, no es justo que manche su imagen con ridiculeces de este estilo.

Dirty Grandpa quedará en el olvido pero servirá para que Zac Efron cuente a sus hijos y nietos la anécdota de haber trabajado con la leyenda de Robert De Niro.

6The Divergent Series: Allegiant

Dicen que “en la variedad está el gusto”, efectivamente un dicho que evita que las parejas caigan en un estancamiento y que puede además adaptarse al cine. Al momento de ver una película buscamos sentirnos maravillados, sorprendidos e ilusionados, si aquello que presenciamos resulta repetitivo, nos aburrimos.

La saga de Divergente fue estrenada en el 2014 como una alternativa al éxito descomunal de The Hunger Games, aprovechando la receptividad que tuvo la adaptación de novelas sobre sociedades distópicas adolescentes con la intención de mantener viva esa emoción juvenil. Sin embargo, sabes que toda la estrategia alrededor de la saga fue un fracaso cuando la cuarta película será estrenada directamente en la televisión. El público se ha cansado de las historias post-apocalipticas.

Allegiant complica en demasía una trama que se veía muy simple en sus inicios. Involucrando elementos narrativos que la convierten en un enredo total. Las escenas de acción no emocionan y resultan forzadas como la participación de Shailene Woodley en ella. Da la sensación de que quiere alejarse como sea posible de este proyecto, su desánimo en la pantalla es notorio. La saga de Divergente en su búsqueda de resultar diferente nos deja indiferentes.

5Gods of Egypt

Traduzcamos el título de la película, la traducción literal sería “Dioses de Egipto”, perfecto, ahora veamos algunos de los protagonistas de la película: Nikolaj Coster-Waldau, actor danés (Dios Horus) Gerard Butler, actor escosés (Dios Set) y Geoffrey Rush, actor australiano (Dios Ra).

Ningún actor o actriz proviene de las ancestrales tierras de Egipto. Algún talento destacado tendrá la región de las pirámides que hubiese permitido darle una mayor diversidad y realidad al elenco.

Quizá para muchos lo que menciono sea un percance menor, sin embargo, a pesar de la desaprovechada elección del cast, los fallos de Gods of Egypt como película son: su predecible y lineal historia que se asemeja a la de un videojuego, uno muy simple, convencional y poco creativo. Los efectos no resultan nada beneficiados bajo el formato en 2D, lucen demasiado irreales y poco estilizados.

Se desarrolla una historia bajo un tono tan serio que las acciones de corte dramático resultan caricaturescas y tontas, se sienten forzadas la inclusión de algunas escenas que terminan siendo incómodas y repetitivas. Un desastre de edición y cohesión de ideas.

4Zoolander 2

Nunca entendí que hizo de la primera entrega ganar tanta fama entre sus seguidores, viendo la segunda entrega, las dudas son aún mayores. 15 años después, la comedia ridícula que en su momento funcionó, fracasa, el público evolucionó y con ello su sentido del humor.

El anunció de una secuela de Zoolander resultó impredecible, pero una nube adornada con la palabra “innecesaria” se posaba sobre la figura de la película. Owen Wilson y Ben Stiller interpretan de nuevo a aquellos personajes que le generasen fama y estatus de estrella, Hansel y Derek.

Aquella armonía cómica que gustó en el pasado, es ahora débil e intermitente, convirtiendo los gags en unos momentos incómodos y de humor ineficiente.

3X-Men Apocalypse

La mayor unión generacional de mutantes de la historia del cine tuvi su reunión cumbre en este año. Vaya, qué fiasco resultó.

X-Men Apocalypse es una desacertada combinación entre Days of Futures Past (2014) y First Class (2011) que carece de un sentido narrativo coherente. La fragilidad del guión se observa cuando las diferentes sub-tramas se desarrollan por tropiezos y terminan entrelazándose de manera apresurada. Nos lleva a una resolución predecible y ya vista en el género de los superhéroes.

Las exigencias y necesidad de Fox por no perder terreno en la batalla contra WB/DC y Marvel/Disney fallaron y el resultado fue un verdadero desastre.

Oscar Isaac es un actor descomunal con un talento sin igual, pero su apariencia ancestral como Apocalipsis resultó demasiado cómica y poco intimidante. Su carisma y expresiones se limitaron al látex de su maquillaje, uno de los mejores actores del momento fue desaprovechado totalmente. Nuevamente las películas de superhéroes continúan sin entregar un villano memorable.

2Ghostbuster

Una razón extra del porque las películas de culto no deberían ser re-adaptadas en la actualidadGhostbuster (2016, coloquemos el año para diferenciar a ambas versiones) es una mediocre copia de la producción de 1984. Hemos visto mejores historias de horror/comedia en capítulos de Scooby Doo!.

Bajo un estrategia feminista, cambian el protagonismo masculino con el propósito de refrescar la imagen de Hollywood ante la carencia de producciones con protagonismo femenino. Sin embargo, ridiculizan la figura de Chris Hemsworth en un papel de secretaría como un claro guiño a la lucha de estereotipos. La incongruencia total.

Las escenas de acción resultan absurdas, esos elementos fantasmagóricos y espectrales que funcionaron en Ghostbuster de 1984, son ridiculizados en esta entrega. Las carcajadas están presentes, pero es debido a lo patético que todo resulta, no te queda otra opción mas que reírte… de lástima.

Melissa McCarthy definitivamente está en un bache creativo y actoral rotundo, el humor físico sobre su figura ya no resulta cómico, la gracia que la caracterizaba se esfumó. Exceptuando Spy (2015), en toda película que participa resulta un asco. Es la nueva Adam Sandler.

1Batman v Superman: Dawn of Justice

Es de análisis cómo la decepción que te llevarás con una película es inversamente proporcional a las expectativa que tengas sobre ella. Batman v Superman: Dawn of Justice agarró, masticó y escupió la ilusión que tenían millones de fanáticos de ver frente a frente a los dos colosos del universo de DC  en una titánica lucha para que terminase bajo la resolución de sus conflictos maternales con la frase “Martha” y luego se convirtieran en los 3 amigos junto a la Mujer Maravilla en la lucha contra el mal. El chiste se cuenta solo.

Con la salida de Christian Bale como el murciélago de Gotham, incluyen a Ben Affleck como su sucesor, toda duda sobre su elección la esfumó con su impecable actuación. Quisieron desarrollar toda su historia (ya conocida) de la manera mas comprimida posible, además involucraron temas socio-politicos, crisis internacionales y económicas con la intención de darle un tono mas serio, dramático y menos cómico a lo que ofrece Marvel. Pero este esfuerzo fue el que convirtió a la producción en una densa y agotadora aventura.

Batman v Superman: Dawn of Justice tiene la deshonorable mención de ser la peor película del año, ningún largometraje del 2016 igualaba las expectativas sobre este largometraje. Era el estreno más esperado del año y decepcionó de manera rotunda. Era la producción que debía dar el golpe sobre la mesa en la actualidad exitosa de Marvel/Disney y promover un grandioso retorno de DC/WB a las salas de cine. Lo logrado fue un accidentado paso hacia un futuro lleno de incertidumbre que solo sobrevivió por la taquilla asiática.