Lo bueno, lo malo, y lo feo de la 3ra temporada de ‘Bates Motel’

0

Porque no siempre todo es bueno o malo, también puede llegar a ser feo en muchas ocasiones. Cambiemos un poco el orden y empecemos con…

Lo Feo

La cierto es que esta temporada no inició con buen pie… la verdad es que empezó por el piso.

Comenzamos con Norman un poco más alterado de lo usual, cuando Annika Johnson, una nueva inquilina llega a hospedarse en el motel; y más tarde cuando decide darle una oportunidad a su tan prolongada relación sentimental con Emma. Estos episodios dedicados a su relación con Emma pueden resultar bastante insoportables de ver.

Así como la relación entre Norma y Norman se deteriora a mitad de temporada, la actuación de Freddie Highmore también lo hizo al principio.

Lo Malo

Vera Farmiga suele salvar los episodios de ser un fiasco en muchos aspectos, pero en los primeros no fue así; y no precisamente porque no haya brindado la calidad de siempre, simplemente porque la débil trama que se manejó esta vez pudo más que su capacidad de reivindicar los episodios con sus excelentes interpretaciones.

Durante más de la mitad de temporada a cada uno de los episodios le falta ese factor que hace querer ver más. Y el hecho es que sucede lo opuesto, luego de media hora en la que no parece ocurrir mucho, las ganas de conocer más de la trama van quedando enterradas por las ganas de quitar el episodio o simplemente no continuar con la serie.

Lo Bueno

Justo cuando parecía que ya la temporada no tenía salvación, con los últimos episodios se eleva a un puesto en el que por fin nos compensan por la paciencia y no haberla abandonado.

La relación entre Norma y Norman toma giros que no vimos en las temporadas anteriores. Norma empieza a distanciarse de él luego de verse advertida por Dylan acerca de la cercanía de su relación con Norman.

Evidentemente, luego de 18 años de mantener una estrechísima relación con su madre, a Norman no le cae nada bien este repentino comportamiento de Norma, lo que definitivamente hace que incrementen sus inseguridades al ver su relación amenazada posiblemente por terceras personas. Una de ellas resulta siendo Caleb, el hermano mayor de Norma y padre biológico de Dylan que decide volver a White Pine Bay.

bates motel...

La inclusión de Caleb nuevamente a la trama pudo estar dentro de los aspectos menos sustanciosos de la temporada, pero lo cierto es que para los últimos episodios terminó creando una atmósfera bastante interesante, tanto con Dylan, como con Norma.

Otro asunto interesante fue toda la tensión #Normero (sí, Norma + Romero) que viene aumentando desde la temporada pasada. Y todavía más aún el #Dylemma (Dylan + Emma).

Entre las apariciones de Annika Johnson nos dejaron un pequeño homenaje de la película madre que dio a luz esta serie con un pequeño segmento en una de las habitaciones del motel.

Ahora, lo realmente más destacado fue cuando la inestabilidad mental de Norman se terminó de disparar cuando su madre tras un alboroto de va de la ciudad y sin intenciones de regresar. El estado psicológico de Norma queda en evidencia cuando Dylan lo encuentra preparando el desayuno con el sobretodo de su madre y actuando como ella. Aunque ese comportamiento no le duró demasiado, Norman sacó nuevamente a relucir al verdadero mánager del motel de ‘Psycho’ (1960), luego de que se reecontrara con Bradley y las alucinaciones de la mirada juzgadora de su madre. Esto justo después de que Norma le confesara que estuvo investigando acerca de instituciones mentales para él.

Así como la temporada fue evolucionando también lo hizo la actuación de Freddie Highmore. Y en cuanto a Vera Farmiga, ya con la trama de su lado, no dejó de superarse con cada interpretación, e indudablemente se reafirma como el pilar de la serie.

Definitivamente valió la pena continuarla. Esperemos que para la próxima temporada nos dejen un mejor sabor de boca con el inicio y evolucione tan bien como esta.

COMPARTIR
Amante del buen cine y las series de televisión.