¿En qué está fallando Orange is the New Black?

Sus últimas temporadas no han dado la talla

0
orange-is-the-new-black

La que empezó siendo como una fuerte propuesta de Netflix, poco a poco ha ido decayendo, preparando su tumba y sepultándose cada vez más abajo.

Remontándonos a sus primeras dos temporadas, aún considerada dentro del género de comedia, en su momento Orange is the New Black había alcanzado un nivel de reputación bastante bueno. Pero lo que hemos recibido con las últimas dos entregas, definitivamente no ha estado al nivel de su prometedor inicio.

Característico enfoque

Orange is the New Black es una serie que se caracteriza por darle un importante espacio a sus personajes secundarios, eso fue principalmente y en gran parte, un hecho que ayudó a la serie a llegar al alto nivel en el que se encontraba.

El desarrollo de secundarios le dio un toque que permitía al espectador sentirse más cerca de cada uno de los personajes al dejarnos conocer parte esencial de sus historias. Además de afinar el planteamiento humano dentro de la prisión.

La falla se da cuando esos secundarios y el propio entorno eclipsan a los protagonistas por completo. Desde el inicio, Piper Chapman (Taylor Schilling) es presentada como la protagonista, nos adentramos en su vida con Larry y su familia, la seguimos durante su entrada y desenvolvimiento en la prisión, al mismo tiempo en el que paralelamente nos presentan al resto de las reclusas.

El entorno como protagonista

La ejecución funcionaba perfectamente, nos interesamos por la historia de Piper y demás personajes, incluso los guardias. Si la intención de la serie no era enfocarse más en lo que sucede dentro de Litchfield ¿por qué enfatizar primeramente en Piper?

piper-orange-is-the-new

Lamentablemente Orange is the New Black comienza a decaer en el momento que se hace a un lado a Piper, dándole mínimo tiempo en pantalla, dejando también un montón de subtramas inconclusas, no sólo relacionadas a ella. Bennett, Pornstache, Healy, son un ejemplo.

Si bien es necesario reformar eventualmente la estructura de la trama e implantar y extraer personajes, los huecos argumentales que van dejando sin conclusión hacen un peso tremendo.

Con su 5ta temporada apostaron por un cambio en el formato de la ejecución, un aspecto que funcionó de manera intermitente, porque sinceramente el asunto del motín se hizo un poco cansino al no asestar una conclusión concreta (otra vez).

Dificultosa redención

La 6ta temporada está confirmada para el próximo año, pero a este paso parece difícil rescatar la serie. Lo que queda a estas alturas es esperar que le den una temporada final digna y cierre de una vez por todas, ese puñado de subtramas atascadas.