Películas venezolanas vetadas para celebrar 120 años del cine criollo

Secuestro Express y El Inca son una de las producciones prohibidas que más han causado controversia

0
Películas venezolanas vetadas

Hoy se cumplen 120 años del cine criollo. Desde Muchachas bañándose en la laguna de Maracaibo, la cinematográfica del país ha evolucionado. Pero es bueno hacer memoria y recordar las películas venezolanas vetadas. Producciones que tuvieron una alta taquilla, que fueron aplaudidas, pero aún así “desaprobadas”.

Cuando fueron sacadas de la gran pantalla, la controversia provocó que el público buscara la reseña, hablara con la vecina que la vio, leyera los periódicos y comprara el CD quemado en la búsqueda de la razón. El motivo por el cual la cinta quedó prohibida.

A continuación, presentaremos una lista donde figura Secuestro Express de Jonathan Jakubowicz y El Inca de Ignacio Castillo Cottin. Ambos filmes quedaron fuera de las salas de cine por órdenes de las autoridades venezolanas.

Secuestro Express

El 05 de agosto de 2005, en New York, fue estrenada la ópera prima de Jakubowicz. La idea de la cinta surgió de una conversación que tuvo el director con una publicista de Miramax. Ella quedó impresionada ante la cantidad de raptos que ocurren en Latinoamérica e impulsó al joven realizador a contar la historia que hoy en día es Secuestro Express. 

El filme relata las vivencias de Carla (Mia Maestro) y Martín (Jean-Paul Leroux), una pareja que después de una noche de farra, cervezas y drogas, caen bajo las garras de tres malhechores.

Caracas deja de ser una ciudad de oportunidades y se convierte en una metrópolis agresiva y salvaje con ansias de sangre. Pero te preguntarás, ¿qué llevó a las autoridades a vetarla de las salas de cine?

El principal motivo por el cual esta producción entró en la selecta lista de películas venezolanas vetadas fue porque presentaba una imagen negativa del país, en especial de las Fuerzas Armadas al exhibir a un soldado homosexual. En este caso, sería el personaje de Marcelo (Ermahn Ospina).

Cuando se estrenó el filme se abrieron dos juicios: uno contra el largometraje y otro a Jonathan Jakubowicz. Ambos representaba una pena de 6 a 10 años de cárcel, pero la situación quedó hasta allí.

Desde la fecha, han pasado 11 años, tiempo que convirtió a la película en una de las producciones criollas más taquilleras pero también en una muestra aplastante de la realidad venezolana.

El Inca

El pasado 15 de diciembre de 2016, el Tribunal Segundo de Juicio del Circuito de Protección de Niños y Adolescentes de Caracas, prohibió la difusión y reproducción de material promocional sobre El Inca, cinta dirigida por Ignacio Castillo Cottin que cuenta el auge y la estrepitosa caída del boxeador venezolano Edwin Valero.

¿Por qué El Inca es una de esas películas venezolanas vetadas? Dos hermanos y la madre del famoso luchador introdujeron un amparo constitucional argumentando que la película contenía escenas fuertes, atentaba contra la vida privada y el honor de la familia. Además afectada a los hijos menores del pugilista.

Estos fueron motivos suficientes para que el largometraje fuera sacado de las salas venezolanas. Ante esta situación, el director del filme aseguró que ejerció su derecho a la libertad de expresión y armó una versión libre de los hechos. Pero un sector no está de acuerdo con su interpretación.

La película está inspirada en hechos reales. Retrata al famoso luchador que obtuvo en toda su carrera 27 victorias sin derrotas. Pero su vida se vio oscurecida cuando se le acusó como principal sospechoso en el asesinato de su esposa.

Aunque El Inca fue vetada en Venezuela, se proyectará en la 34º Miami Film Festival a realizarse entre el 3 y el 12 de marzo del 2017. Esto se convierte en la primera muestra internacional de la película.

Otras películas venezolanas vetadas y casi prohibidas

La lista se remonta a 1978 con El Cabito de Daniel Oropeza. Ocasionó disgusto entre la población tachirense por referirse en tono “ofensivo” a Cipriano Castro. 

Para 1982, fue estrenada Mamera de Luis Correa. Su realizador se convirtió en el primer cineasta venezolano en ir a prisión por el contenido de su producción. La trama gira en torno a un policía que fue encarcelado tras asesinar a tres jóvenes que mantenían relaciones íntimas con su esposa.

En 1980, Manuel de Alfredo Anzola casi fue prohibida. Creó controversia al tratarse de un sacerdote enamorado de una muchacha de pueblo.

Macu, la mujer del policía dirigida por la sueca-venezolana Solveig Hoogesteijn no fue vetada pero sí criticada.

Hoogesteijn se inspiró en hechos reales para contar la historia de una niña de 11 años que es obligada a permanecer con un oficial 20 años mayor que ella.

Hay que tener en claro que al prohibir la difusión de una idea, atentas contra la libertad de expresión y pensamiento del autor. Pero inconscientemente, quienes toman la decisión de vetar, convierten a la obra en un “bicho raro”. Todos quieren verla, escucharla y leerla.