La fama de Christopher Nolan parece haber subido otro escalón con la avalancha de comentarios sobre su nuevo largometraje, Dunkirk, para muchos una de las películas más esperadas del año.

Cabe destacar que con películas como Memento, Inception, The Dark Night e Interstellar, este director se ha ido creando un séquito de seguidores que parece difícil de decepcionar. Nolan conoce a su público y lo complace, además de permitirse uno que otro experimento en el camino.

Ideas salen de donde sea, pero si hay algo cierto, es que por más películas que se estrenen al año, siempre habrá una enfocada en la Segunda Guerra Mundial. Al parecer una fuente inacabable de vivencias y relatos por llevar a la pantalla grande. Pero tampoco es que nos quejemos, siempre habrá espacio para la historia.

Por lo tanto, ya con el género espacial añadido a la filmografía de Nolan, eventualmente sería el turno del bélico. Esta vez se dedicó a relatar el inolvidable Día D. Específicamente, una operación de evacuación, llevada a cabo por los Aliados, tras el acorralamiento comandado por el ejército alemán.

Línea de tiempo experimental

En este caso Christopher Nolan decidió jugar un poco con la línea narrativa de la historia. Partiendo de una tríada de perspectivas, empezando en tierra y luego compartiendo espacio entre mar y aire.

Mientras, se va desarrollando con varios sobresaltos en el hilo temporal del desarrollo. Un interesante experimento absolutamente merecedor de crédito, que además le imparte una particularidad distintiva al filme. Sin embargo, una opción que realmente no termina de funcionar.

El problema con la alteración abrupta de plots no es precisamente la fórmula, sino la ejecución, en ocasiones, más reiterativa de lo necesario.

Enfoque disperso

Dunkirk realmente no le da mucho énfasis a las caras del elenco. Cada trama se desenvuelve de tal manera que nos impide apegarnos demasiado a los rostros, lo que realmente dificulta la conexión del espectador con la historia.

Sin embargo, quizá se trate de eso. Haciendo alusión a que en la realidad, la guerra no te da mucho tiempo para encariñarte con nadie. Este es un ámbito que desde cierta perspectiva hay que resaltar, porque incluso cuando la carga emocional se entorpece, al mismo tiempo le da un aspecto bastante realista.

dunkirk-reseña

Tal vez para compensar la dificultosa conexión con el público, se utilizan ciertos recursos demasiado típicos (el accidente del chico en el bote, la distintiva música melancólica durante la llegada de los botes civiles) que realmente no terminan de convencer. Lo mismo para el guión, el poco diálogo no es el problema, sino sus líneas convencionales.

Por otro lado, el breve enfoque en los personajes tampoco deja gran espacio para destacar interpretaciones. Los principales del elenco serían Fionn Whitehead, Mark Rylance, Kenneth Brannagh, Cilian Murphy, Harry Styles y un desperdiciado Tom Hardy. Todos cumplen, ninguno sobresale.

Los verdaderos protagonistas

Sin duda alguna es necesario hacer un espacio para la espectacular cinematografía, edición, sonido y música. Recurriendo una vez más al increíble trabajo de Hoyte van Hoytema con la fotografía, y por supuesto, Hans Zimmer para la banda sonora. De los puntos más fuertes de Dunkirk.

Ambos ya habían trabajado con Nolan para la realización de Interstellar, y el resultado fue más que óptimo. En esta ocasión no es muy diferente.

A falta de protagonistas concretos, la música y fotografía toman los lugares. Pero es definitivamente esta última la que realmente se lleva todos los aplausos. Recurriendo al mismo estilo de Interstellar, ciertas imágenes bastante significativas. Más, el perfecto uso de planos holandeses y subjetivos, evocando la dificultad e incomodidad de las situaciones en cada escena.

Sobresalientes imágenes que se fusionan con sublimidad a la banda sonora de Zimmer. Composiciones que cumplen con la efectividad de darle más intensidad al ambiente. Sin embargo, no tan memorable por separado y quizá demasiado similar a trabajos anteriores como The Dark Knight o la misma Inception.

Conclusión

Para resumir, se trata de una película que a muchos complacerá con sus grandilocuentes tecnicismos, pero que por otro lado podría decepcionar por el peculiar manejo del drama y su ejecución. Aún así, una interesante propuesta que no tiene pérdida.

DUNKIRK
Dirección6.8
Guión6
Interpretación7
Sonido8
Fotografía8
Nota de lectores3 Vota7.7
LO BUENO
Cinematografía y tecnicismos
Música efectiva
LO MALO
Desarrollo disperso
Dificultosa conexión
7.2
ENTRETENIDA