Un viaje melancólico a lo mejor de George A. Romero

El inicio de un arquetipo inmortal

0
George Romero

Contrario a lo que se piensa, George A. Romero no fue el primero en hacer películas de zombie. Su genialidad abarca otro aspecto. Se trata de la creación de un arqueotipo que influyó en obras de grandes artistas. Pues antes de Romero, los muertos vivientes no eran tan comercializados o no tenían tal importancia.

Lo mejor de George Romero y su obra es la construcción de un personaje inmortal: los zombies. Esas criaturas hasta hoy siguen captando audiencia de forma descomunal, sino pregúntale a los productores de The Walking Dead. 

¿Cómo entonces Romero llegó a ser lo que hoy es? Pues todo está en los detalles. Antes el cine de muertos vivientes no era tomado en serio. Cuando George presenta a la audiencia el factor “esto te puede suceder”, nos amarra a la historia de supervivencia.

Aquí haremos un pequeño análisis a los elementos que lo hicieron inmortal como los personajes de sus historias.

La noche de los muertos vivientes, el inicio de todo

Siempre nos topamos con que las historias de George renovaron o mejoraron el arquetipo zombie. Aunque, lo sentimos, este elemento no es el que se roba todo el protagonismo. Es de hecho la fusión de varios recursos narrativos los que hacen de su obra la influencia más grande en otras historias de terror.

Empecemos por el “contexto de desinformación”. Este elemento es el tan usado en las historias de zombie donde ni el protagonista ni nosotros sabemos lo que está sucediendo. Quizá para los años 60, cuando La Noche de los Muertos Vivientes se estrenó, los zombies no estaban en auge.

Este elemento coloca al espectador en la incógnita: ¿qué está sucediendo?, ¿cómo se asesinan estas criaturas si ya están muertas? De hecho, durante su primera película de muertos vivientes, nunca se nombra la palabra zombie, sino “esas cosas”.

Estas preguntas ligadas al suspense de la historia sucedían en paralelo a una crítica social. Pues si de este gran director se trata, debemos recalcar que lo mejor de George Romero es su crítica social. Siempre se valió de los zombies para exponer un problema de la sociedad.

En su filme La Noche de los Muertos Vivientes, vemos temas como el racismo de la época planteado y tratado de una forma sutil. De hecho, para hacerlo más real, Duane Jones, el protagonista, fue el primer actor afroaméricano en protagonizar una historia de terror. Es decir, aprovechemos el “entretenimiento vacío” para hacerte pensar. Eso hacía George.

“La noche de los muertos vivientes fue el comienzo de algo que yo no podía haber previsto. Lo que he tratado de hacer es reflejar el clima socio-político de cada momento. Las historias son similares pero transcurren en décadas diferentes. Es un recurso poco habitual pero a mí me gusta: hacer que cada entrega se refiera a la actualidad política del momento, aunque la historia que cuentan todas ellas sea una continuación” George Romero.

Violencia gráfica como el ingrediente especial

El buen uso de la violencia gráfica ocasiona que el espectador mantenga un margen de respeto a la película. A veces, cuando se excede este recurso, deja de ser interesante y pasa a convertirse en una broma pesada.

Lo que George intentó explicarnos con sus zombies es que cada elemento debe estar bien balanceado. Entonces a su crítica social y a su terror le agrega escenas para revolverte la cena en el estómago. Por ello, el elemento que diferenció a sus muertos de los arquetipos previos fue el canibalismo. 

Los rituales vudú son eliminados de las películas de George para dar paso a un monstruo más llamativo. Uno del que debes escapar corriendo. Es en este terror donde se instaura la desesperación del espectador al no saber qué le depara el futuro al protagonista. Un elemento clásico del suspense que hizo inmortal al director.

Los verdaderos villanos son los humanos

Lo mejor de George Romero y sus películas no eran los zombies, sino cómo las personas respondían ante ellos. Durante cada locación, sus protagonistas deben unir fuerzas con desconocidos. Lo que incluye una serie de factores prejuiciosos que hacen la trama más densa y enredada, pero muy ligada a la conducta social real.

Duane Jones en La Noche de Los Muertos Vivientes

En cuanto a sus zombies, comentó una vez, “se refieren a cómo las personas responden o no responden a estos y eso es realmente todo lo que han representado para mí”.

Por eso, cada uno de sus personajes debe no solo enfrentarse a los muertos vivientes, sino a sus propias murallas mentales frente a los demás compañeros de supervivencia. Es allí en esas interacciones donde el director instaura su crítica social. Muy ligada siempre al contexto histórico actual en el que se desarrolle el filme.

El legado inmortal de George Romero

Muchas de las grandes figuras del terror del cine y la literatura se han inspirado en Romero. De hecho, su osadía en hacer películas independientes de terror se convirtió en la musa de los amantes del cine serie B.

Hablamos de figuras como Guillermo del Toro, Stephen KingJohn Carpenter y Sam Raimi han aceptado su gran influencia por George Romero. Lo que nos lleva a pensar, que su obra se ha inmortalizado.

Así que entre nosotros seguirán caminando las producciones de zombies. Es un género magnífico para explorar. Saberlo hacer al más puro estilo de George requiere carácter y una cierta cantidad de críticas sociales bien disfrazadas.

¡Hasta siempre y para siempre George!