Una mirada retrospectiva al cine surrealista o del pensamiento

El surrealismo potencia la creatividad para diseñar las más abstractas y bizarras historias

0

El cine es una de las máximas expresiones del arte. Una forma de nutrir y liberar el pensamiento bajo la visión creativa de cada director. No existe una obra mala, solo mal comprendida. Aunque, pensándolo bien, la ultima entrega de Los 4 Fantásticos (2015) fue un fiasco rotundo, pero eso es tema para otro articulo.

En esta ocasión, nos enfocaremos en la belleza y simpleza imaginativa del surrealismo. Un movimiento artístico que nace en Francia en el año 1919, gracias a la inspirada extravagancia creativa de André Bretón. Considerado como el “fundador” y principal precursor del movimiento estético que se conjunta con la fantasía onírica.

Ahora bien…

¿Que es el Surrealismo?

Podríamos partir de una definición aprobada por la RAE (Real Academia Española), sin embargo, tal definición no capturaría la dimensión total de la palabra. Por ello, citando al creador del movimiento artístico, André Bretón, definimos el surrealismo de la siguiente manera:

 Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento 

En este sentido, mencionada definición puede leerse en uno de los ensayos de André Bretón, I Manifiesto Surrealista. Una obra que ilustra la verdadera naturaleza de un movimiento artístico que se fundamenta desde el pensamiento.

Una conclusión subjetiva, pero que el autor definió de acuerdo a los estudios de Sigmund Freud sobre la escritura automática. Un ensayo experimental cuyo objetivo era derribar la barrera creativa del consciente y permitir que aflore el subconsciente. Eliminando de esta forma cualquier censura proveniente del estado consciente, que interrumpa el proceso del pensamiento.

En perspectiva, el surrealismo es la liberación total del pensamiento imaginativo del autor, escritor y cineasta. Es decir, el artista.

Embajadores históricos del surrealismo

Antes de adentrarnos a materia cinematográfica, resulta conveniente mencionar algunos artistas de renombre que permitieron que el movimiento surrealista trascendiera.

Uno de los inmortales del surrealismo, es el artistas europeos René Magrette (1898-1927), un creativo belga que maravilló con grandes obras del pensamiento creativo, donde su imaginación fue retratada bajo su inspirado manejo del lienzo. La interpretación de sus creaciones todavía genera controversia, pero sobre todo inspiración.

Su obra definitiva, El Hijo del Hombre (1964) es considerada como una de las mayores creaciones del surrealismo. Un lienzo que retrata a un hombre vestido de traje elegante y un sombrero encima, cuyo rostro es cubierto con una manzana de color verde. De fondo, observamos un ambiente lleno de niebla y penumbra que hace contraste con la pasividad que promueve la tonalidad azul del mar.

Seguidamente tenemos a Remedio Varos (1908-1963) una artista española naturalizada mexicana, que plasmó de manera sublime la nostalgia y espectacularidad de su pensamiento en grandes obras del surrealismo como: Ruptura (1955), El Alquimista (1958), y Naturaleza muerta resucitando (1963).

La artista hispano-mexicana retrató en la Ruptura (1955) la añoranza de su infancia, el rigor y orden de sus años en las disciplinas educativas. Asimismo, la despedida de su tierra natal, España. Asimismo, el enriquecimiento creativo que vivió al partir a un país que adoptó sus ideas y promovió las mayores de su experiencias.

Por ultimo, no podíamos dejar de considerar a Salvador Dalí (1904-1989). Quizás el artista que mayor admiración despierta entre los mencionados. Sin duda, el máximo exponente del surrealismo.

Dalí, artista de origen español; perfeccionó la técnica de la “escritura automática“, permitiendo que su pensamientos y sueños fueran plasmados en los lienzo de manera natural, llevando sus obras hacia una nueva dimensión universal.

La obra definitiva de Dali llegaría bajo la explosión creativa de sus pensamientos. En síntesis, el retrato de La persistencia de la memoria (1931) son “fotografías de sueños pintadas a mano”. Una pieza que combina la imaginación onírica y la incongruente meticulosidad de objetos posicionados en un ambiente lleno de incertidumbre.

Migrette, Varos y Dalí fueron artistas avanzados a su época, quienes crearon obras que trascendieron generaciones e inspiraron al ultimo medio que promueve el pensamiento creativo, el cine.

El cine surrealista

Luego de un recorrido histórico sobre alguna de las obras mas importantes el surrealismo, nos adentramos a su evolución artística, porque al igual que la energía: el pensamiento creativo no muere, solo se transforma.

En perspectiva, gracias al cine, el surrealismo toma vigencia como máximo mecanismo de expresión artística. Permite elevar la experiencia visual de un lienzo hacía una de contenido audiovisual, logrando que tus sentidos experimenten aquello que el artista; en este caso el director desea desarrollar. Una mirada indiscreta hacía los más oscuros confines de sus pensamientos.

A continuación, encontrarás aquellos directores que impulsaron el movimiento del surrealismo en el séptimo arte:

Luis Buñuel (1929-1977)

El director oriundo de la comarca del Bajo Aragón, España; es considerado como uno de los mayores cineastas de la historia. sobre todo por la diversidad de sus producciones y la riqueza creativa de su obras como: El Ángel exterminador (1962), Bella de Día (1967) y el Discreto Encanto de la Burguesía (1972).

Luis Buñuel, es un cineasta con un enriquecedor arsenal de elementos artísticos que permitieron a sus películas ganar diferentes galardones, abucheos pero sobre todo aplausos.

El director español partió desde el simbolismo, la fantasía onírica, el humor desaforado o cruel, hasta llegar a retratar a la burguesía en un tono satírico con el único objetivo de criticarla y ridiculizarla. Buñuel no temía a la censura, al contrario era desafiante y audaz con sus producciones, quizás en demasía.

A pesar de su confianza creativa, una histórica y divertida anécdota surgió durante la proyección de Un perro andaluz (Un chien andalou, 1929) en un cine de París. Un trabajo que realizó en conjunto con Salvador Dalí, imaginen la expectativa por la película en aquella en época.

Me había puesto unas piedras en el bolsillo para tirárselas al público si la película era un fracaso. No necesite las piedras. Cuando terminó la película, desde detrás de la pantalla oí grandes aplausos, y discretamente me deshice de mis proyectiles.

Declararía un nervioso Buñuel, quien sabía que el bizarro collage audiovisual que proponía en conjunto con el descaro artístico de Dalí levantaría controversia. Sin embargo, el arte cuando es admirado, la admiración le corresponde.

Alejandro Jodorowsky (1968-Actualidad)

La controversia y el surrealismo no puede estar alejados uno del otro; se concentran como contra partes, una es causalidad de la otra. En este sentido el escritor, guionista y director chileno, es quizás uno de los artistas mas arriesgados, desafiantes pero sobre todo brillantes de la historia cinematográfica.

Jodorowsky es considerado como el director definitivo del cine surrealista, porque sus producciones gozan de un estilo único que contrasta la originalidad de sus obras con elementos simbólicos que se disfrazan detrás de objetos y personajes bizarros. Por ejemplo: El Topo (1970), The Holy Mountain (1973) y la Danza de la Realidad (2013).

Cuando hice mi primera película no sabía nada de cine, cuando hice la última seguía sin saber nada

La obra definitiva de Alejandro Jodorowsky es The Holy Mountain (1973), una producción que fue financiada personalmente por John Lennon debido a su fascinación por El Topo (1970). Una producción basada en el eneagrama de la personalidad, un recurso de clasificación de la personalidad que parte de origen místico y oriental.

En perspectiva, Jodorowsky es además, un reconocido poeta; en este sentido, sus obras se desarrollan con la sutileza narrativa de una prosa. Poemas audiovisuales que no tienen una interpretación única, al contrario despiertan una diversidad de opiniones debido al ingenioso contenido de su producciones; porque abordan temas como la critica social, la naturaleza de las emociones, la religión y el autorretrato de su infancia.

David Lynch (1977- Actualidad)

Con la evolución del cine llega la mejora de un estilo. Con David Lynch el surrealismo cinematográfico alcanza su pico artístico y se posicionó dentro de la categoría de cine de culto. Aquel que se convierte en una religión y veneran un grupo de aficionados.

David Lynch imprime su estilo en cada una de sus producciones convirtiendo  a sus películas en verdaderas experiencias audiovisuales las cuales odias o amas. No hay término medio.

El cine Lynchiano goza de una estética surrealista sin igual. Una que potencia un estilo y agudiza tus sentidos para que detalles el simbolismos de sus producciones.

Nunca creí que lo que hizo a Van Gogh grande fuera el dolor. Pienso que la pintura fue la que le llevó a la felicidad.

Las películas que promocionan la grandiosidad creativa de Lynch son: Ereaserhead (1977) y Mulholland Drive (2001). Ambas podrían considerarse como obras maestras del cine surrealistas porque contrarrestan la racionalidad de eventos cotidianos, extrapolando los miedos a límites bizarros del pensamiento humano.

Es decir, David Lynch al igual que Dalí, convierte su producciones en “fotografías de sueños pintadas a mano” 

En este sentido, vemos como las obras del pasado ayudan a promover un estilo y colocan los cimientos para que un movimiento creativo como surrealismo no quede en el olvido y evolucione.

El surrealismo en la actualidad

Cada trabajo del pasado inspira a un futuro artista. Una serie de nuevos cineastas que promueven a un grandioso movimiento creativo y lo adaptan a la modernidad universal.

Por consiguiente, nombres como el de: Darren Aronofsky (Black Swan, 2010; Requiem for a Dream, 2000; The Fountain, 2006 y Pi, 1998), Gaspard Noe (Enter The Void, 2009), Denis Villeneuve (Enemy, 2013) y  Léos Carax (Holy Motor, 2012) mantienen en vigencia el surrealismo en la actualidad, con grandiosas producciones que se convierten en retratos audiovisuales donde lo inverosímil se acobija sobre lo común.

Con el transcurrir de los años, los artistas pasan pero sus obras quedan y elevan su figura creacionista. La importancia de sus obras adquieren vigencia cuando son valoradas como corresponde.

El surrealismo en la actualidad es un estilo poco utilizado, pero con una riqueza histórica innegable. Trabajos que potencian el pensamiento humano, esa máquina creativa interna capaz de diseñar las más desbaratadas, abstractas y bizarras historias.

Está atento a tus sueños, a esos que te maravillan o aterran, quizá tengas una próxima obra del surrealismo. Una que lo reviva.